La FED y elecciones legislativas ponen al dólar en la mira

Franco Tealdi | Área de Estudios Económicos | Fundación LIBRE

INFORME FINANCIERO PERIÓDICO DE LA FUNDACIÓN LIBRE

Agitadas ruedas financieras se vivieron, para el tipo de cambio sobre todo, que acucio un depreciación del 4.5% en las últimas dos semanas, tocando un máximo de $17,148 (referencia BCRA) el jueves último, aunque después termino cerrando con una leve baja hasta ubicarse en $16,97 el viernes, luego de la aparición de la oferta y fuertes ventas de parte de bancos “amigos” primero, y agro exportadores después.

Comenzando por enumerar las causas podemos agruparlas en una tormenta perfecta: en primer lugar, las últimas minutas de la FED dieron a entender que el comité del FOMC está de acuerdo en reducir la hoja de balance,  principalmente a través de la venta de títulos de largo plazo. Esto motivo fuertes subas de la tasa a 10 años del tesoro americano (10yr), que paso del 2.13% el 26/06, al 2.38% (+25pbs) que cotiza en estos momentos. La deuda emergente, y en particular la Argentina de mayor duration, son especialmente sensibles a los movimientos de la 10yr yield, teniendo en cuenta, además, que la tenencia Argentina en la canasta de bonos emergentes es alta y que cualquier baja de bonos americanos necesariamente trae una ola de ventas de títulos argentinos para re balancear las carteras.

Coincidente con esto, el contexto local con la ex presidente lanzándose a la competencia por una banca en el senado no hizo más que aumentar el nerviosismo local y la dolarización de carteras. Recordar que en la última licitación del lebac, el BCRA debía renovar $ 547.042 millones y solo adjudico $ 424.272 millones, inyectando la friolera de $122.770 millones a la plaza que obviamente buscaron algún destino. Días más tarde a la mencionada licitación, el BCRA se vería obligado, a través ventas en el  mercado secundario, a subir la tasa a más del 26% para calmar el hambre de la plaza por el dólar.

Bajo este contexto, el panorama financiero local no fue el más auspicioso: el índice de bonos locales en dólares tuvo una baja de 0.64% para títulos cortos y de 1.5% para largos, aunque medidos en pesos anotaron ganancias de 2.37% y 1.48%  respectivamente,  obviamente por ser estos instrumentos un vehículo de protección cambiaria, mas aun los bonos cortos menos sensibles a los aumentos de la tasa de interés y más sensibles a los movimientos cambiarios. Los bonos en pesos tuvieron una semana para el olvido, con bajas medidas en dólares de 3.77% para los cortos y de 1.85% para los largos.

A partir de acá, el inversor debe hacer el siguiente ejercicio: con una tasa en pesos del 26%, y un tipo de cambio minorista de $17.30, de acá a fin de año para él será indiferente estar posicionado en pesos y/o dólar siempre y cuando el cierre del billete verde a fin de año para su versión minorista sea aproximadamente $19.45.

Tanto el REM del BCRA como el mercado de futuros de Rofex esperan un dólar a fin de año mucho menor a ese $19.45, por lo cual para aquellos dispuestos a aprovechar la renta de las tasas en pesos pueden buscar posicionarse en LEBAC al 26% adquiriéndolas en el mercado secundario o bien posicionarse en bonos ajustados al CER si esperan un rebote de la inflación, a través de bonos como el Boncer 21 (TC21) o el Discount (DICP), que ofrecen un rendimiento de 4.15% + Inflación y 4.31% + Inflación, respectivamente.

Hacia adelante, lo que vaya ocurriendo con la evolución de las encuestas, sobre todo en provincia de Buenos Aires, condicionara el humor financiero. Habrá que esperar, entonces, semanas de mucha volatilidad.

———————-

El objetivo del presente informe es brindar a su destinatario información general, y no constituye, de ningún modo, oferta, invitación o recomendación para la compra o venta de los títulos valores y/o de los instrumentos financieros mencionados en él.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*