En la Argentina de retornos record, el dólar fue la peor inversión del año – Por Franco Tealdi

Se despidió el 2017 y en el mercado, como en cada cierre de año, es tiempo de resúmenes, balances de aciertos y errores, y de afinar el lápiz con nuevas apuestas para el año que viene.

Por el lado internacional, el año se caracterizo por el mercado Estadounidense en claro sendero alcista. La FED continúo el camino gradual de subas de tasas, llevándola desde el inicial 0.75% hacia 1.5%, marcando tres subas de un cuarto de punto porcentual en las reuniones del 15 de Marzo, 14 de Junio y 13 de Diciembre último. Así, la yield del bono americano a 10 años, la tasa de interés más importante del mundo, mantuvo una estabilidad mas que llamativa al iniciar el año en 2.446% y cerrarlo en 2.41%. El pico máximo fue 2.629% en la primera quincena de marzo, más que nada por cuestiones de política domestica en EEUU.

Para este año, los eventos a monitorear serán las elecciones en Brasil, donde candidatos de centro izquierda bien posicionados amenazan con echar atrás las importantes reformas de Temer, las negociaciones por el NAFTA, que podrían dejar un México muy debilitado, las negociaciones por el Brexit y la crisis Catalana. Todos estos eventos con alta relevancia para nuestro mercado debido a la alta dependencia externa (y sobre todo del ahorro externo) de nuestro país.

En el plano local, la economía mostró un mayor dinamismo, con sectores vinculados a la obra pública y a la construcción como importantes motores. Se efectuaron varios ajustes tarifarios y de combustibles, hechos que significaron duros retrocesos en el combate a la inflación. Tras las elecciones legislativas, donde el oficialismo se mostró victorioso, el gobierno encaró el tratamiento de una batería de proyectos de reformas a leyes claves.

El mercado de bonos se mantuvo positivo, especialmente en el tramo largo de la curva, con compresión del riesgo país de unos 100 puntos básicos que acorto distancia con nuestros pares regionales. Esto, mas la estabilidad ya citada de las yields en EEUU, fueron el condimento justo para que las ganancias en dólares de los activos argentinos estuvieran entre las más altas del mundo. El Índice de Bonos Largos en dólares elaborado por el IAMC (que incluye un combinado de bonos argentinos como el AY24, DICA, AA26, AA46, A2E7, AA37 y AC17) ofreció un retorno total en moneda dura del orden del 9.23%, con mayores rentabilidades en aquellos activos con plazos más largos. Tal  es el caso del Bono AA46, cuyo retorno total en dólares supero el 20%.

El BCRA un rol protagónico en el combate contra la inflación: se mostró activo en fijar tasas de referencia y formar la curva de rendimiento de lebac según las expectativas de inflación. Así, con el ajuste de precios relativos condimentando la inflación, la autoridad monetaria se mostro extremadamente hawkish  llevando los rendimientos por encima del 10% de la inflación  esperada y convirtiendo a las lebac en el instrumento estrella del año, con retornos en dólares superiores al 8%, y que hubieran sido mayores al 16% de no ser por la súbita devaluación de fin de año.

El retorno de las inversiones tradicionales fue muy inferior a los arriba mencionados, con el plazo fijo dejando rendimientos acumulados del orden del 18% y el dólar, ultimo en la lista, con un retorno del 17%. Ambas alternativas quedaron muy por debajo de la inflación, que a noviembre acumulaba 21%.

Para el año que comienza, es de esperar una nueva batalla dólar vs. Tasas, donde muy posiblemente vuelva a imponerse la segunda. Se espera, también, un contexto de alta inflación, donde las alternativas tradicionales quedaran nuevamente rezagadas. Quedara a cargo del ahorrista, entonces, la búsqueda de alternativas que resguarden y protejan su patrimonio. Esta a las claras que el mercado de capitales ofrece esa alternativa, solo es cuestión de animarse y mirar más allá.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*