Libertad de Prensa y Libertad Económica, ¿valores excluyentes o necesarios? – Por Nicolás Nasif

El 3 de mayo fue proclamado como el Día Mundial de la Libertad de Prensa en 1993 por la Asamblea General de las Naciones Unidas. ¿Por qué se conmemora en esa fecha? Esta fecha es crucial para las evaluaciones de libertad de prensa a nivel mundial, aparte de homenajear a aquellos profesionales que perdieron sus vidas en pleno ejercicio del periodismo y defender la independencia de los medios de comunicación ante cualquier ataque.

En este caso, voy a centrarme en dos parámetros que, a priori, no parecen estar  relacionados pero, a partir de este artículo intentaré demostrar que sí existen ciertas relaciones entre dos tipos de libertad, la de prensa y la económica.

Por un lado utilizaré el último informe realizado por Reporteros Sin Fronteras, organización internacional independiente con sede en París, que cuenta con un estatus consultivo ante la Organización de las Naciones Unidas, la Unesco, el Consejo de Europa y la Organización Internacional de la Francofonía (OIF).

Por el otro me basaré en el Índice de Libertad Económica 2018 realizado por la Heritage Foundation, organización estadounidense fundada en 1973 cuyos objetivos, según su propia declaración, son “promover la difusión de los principios de libertad individualgobierno limitadolibertad de empresa, defensa nacional y valores estadounidenses tradicionales”.

Primeramente, Reporteros Sin Fronteras realiza, anualmente desde 2002, la Clasificación Mundial de Libertad de Prensa en los que, a través de varios indicadores, se vislumbran a los países ubicados de mayor a menor grado de libertad que gozan los periodistas.

Encontramos en el top 10 de países con mayor libertad de prensa a Noruega, Suecia, Países Bajos, Finlandia, Suiza, Jamaica, Bélgica, Nueva Zelanda, Dinamarca y Costa Rica.

En la otra cara de la moneda, entre los 10 con menor libertad aparecen Laos, Guinea Ecuatorial, Cuba, Yibuti, Sudán, Vietnam, China, Siria, Turkmenistán, Eritrea y Corea del Norte.

 

En la primera imagen, aquellos países considerados en una buena situación, mientras que los que aparecen en la segunda imagen se encuentran en una situación muy seria.

Pasando al Índice de Libertad Económica 2018, encontraremos entre los países más libres a Hong Kong, Singapur, Nueva Zelanda, Suiza, Australia, Irlanda, Estonia, Reino Unido, Canadá y los Emiratos Árabes Unidos, entre otros.

Mientras que entre aquellos países menos libres, considerados reprimidos, aparecen Mozambique, Yibuti, Argelia, Bolivia, Zimbabue, Guinea Ecuatorial, Eritrea, Republica del Congo, Cuba, Venezuela y Corea del Norte.

Cuadro completo de libertad económica.

Ahora bien, es fácil detectar que varios países coinciden en las dos listas, más o menos libres tanto económicamente como informacionalmente.

Como ejemplos positivos encontramos a Suiza que se encuentra cuarto en Libertad Económica y quinto en Libertad de Prensa o Nueva Zelanda que su economía goza de un tercer puesto y su prensa un octavo lugar.

Cabe destacar que existen excepciones que muestran que hay países que son libres en un aspecto pero no en el otro, como Hong Kong, numero 1 en libertad económica pero 70 en prensa o Costa Rica que su acceso a la información está considerada en una buena situación ocupando un lugar en el top 10, mientras que su mercado se encuentra en el lugar 57, “moderadamente libre”.

Donde no existe excepción a la regla es en aquellos Estados que no son libres. Es decir, observando las gráficas, Corea del Norte, bajo el régimen comunista de Kim Jong-Un se encuentra como el país con mercado menos libre y con prensa más restricta. A su vez, los “paraísos” revolucionarios latinoamericanos como Venezuela y Cuba se encuentran entre los mercados más cerrados y son considerados en situación seria y muy seria informacionalmente hablando respectivamente. Otro ejemplo bueno puede ser Eritrea que su prensa es la segunda menos libre del mundo, siendo su economía la quinta que menos goza de libertad en el globo.

Para concluir, mas allá de “redundar” en defensa de la libertad de prensa (valor prácticamente aceptado por toda la sociedad), lo que creo necesario defender en el mismo planteo es la libertad económica dado que, como demuestran los datos, a aquellos mercados que los Estados más pretenden regular y dirigir, para conseguir el consenso de la sociedad civil, termina necesitando regular y dirigir asimismo a los medios de comunicación, haciendo imposible toda posibilidad de construcción de debate u oposición. Es más, cuando no se puede alcanzar este consenso, se requiere de la utilización del monopolio de la violencia legítima para imponer ideales, cosa que vemos presente diariamente en Venezuela.

 

Pagina web de Heritage Foundation, disponible en: https://www.heritage.org/index/

Índice de Libertad Económica 2018, disponible en: http://www.iberglobal.com/files/2018/heritage_2018.pdf

Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2018, disponible en:  https://rsf.org/es/clasificacion

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*