“Machirulo” o el síndrome de la esquizofrenia social – Por Tomás Civetta

“Tratar de loca a una mujer. Típico de machirulo”. Con estas palabras le respondía Cristina Kirchner a Mauricio Macri luego del mensaje del Presidente sobre la ley de tarifas, y denotando el nivel de decadencia del debate político y cultural con el que se maneja el país.

El término “machirulo” no existe como tal sino que forma parte del nuevo lenguaje adolescente, más comúnmente utilizado por los sectores feministas. Si bien la etimología de la palabra reside en llamar así al hombre gay o transexual que tiene actitudes masculinas, en los últimos tiempos ha mutado de tal forma que ahora se lo utiliza para denominar al “machista”.

La estrategia de Macri era clara: poner en el centro del debate (en medio de la crisis económica) nuevamente a Cristina y dejar de lado, como de costumbre, el tema en cuestión. Por otra parte la ex mandataria no fue ingenua, pero tampoco efectiva según como se lo mire: si el plan del Presidente era sacar el tema tarifas del medio, lo logró haciendo que la palabra “machirulo” sea de lo que se interese la opinión pública; por el lado de Kirchner, si bien saca de escena las tarifas, instala la figura de “machista” en su oponente con lo que significa eso hoy en día.

Sin importar quien haya sacado más rédito político de la polémica que se generó, resulta bastante extraño que una persona de avanzada edad y con tanto poder se haya rebajado al lenguaje adolescente para debatir algo tan importante. Además, defendiéndose de algo que jamás le dijo el actual presidente, pero ver al kirchnerismo sacar de contexto los discursos ajenos no resulta nada extraño.

Las palabras de Macri fueron: “no se dejen engañar por las locuras de Cristina Fernández de Kirchner”. Aquí surgen dos cuestiones: por un lado el Presidente jamás trató de “loca” a CFK; por otro, en caso de haberlo hecho, nunca se refirió a su condición de mujer, sino a esa persona específicamente. Pero, como mencionábamos más arriba, esto forma parte de algo pautado y es generar el rol de víctima con el que se maneja la esquizofrenia social en la que vivimos, y más específicamente los sectores progresistas en diversos ámbitos: indigenismo, ecologismo, feminismo, derechohumanismo, etc.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*