Por el derecho a la Vida – Gastón del Rio

Un tema de actualidad, que se está discutiendo en la República Argentina, es la despenalización del aborto. Debate que llego al congreso, y será votado por los diputados el día miércoles 13 de Junio. Debido a esto, tenemos la necesidad de aclarar algunas cuestiones que se plantean acerca de este tema.

Comenzaremos con la explicación científica de la existencia de la vida humana desde la concepción:

Desde el momento de la unión del microgameto masculino con el macrogameto femenino, se forma el Embrión. El Dr. Moore y el Dr. Persaud definen en su libro “Embriología clínica: el desarrollo del ser humano” (7. ª Edición, 2006), al embrión como: “El ser humano en desarrollo en sus etapas iniciales. El periodo embrionario se prolonga hasta el final de la octava semana (56 días)1.

Cuando se habla de que el embrión solo es un “Conjunto de células”, se omite que todo ser humano es un organismo pluricelular, y que de esas células, desde el momento de la concepción realizan lo que se denomina “organización celular”, dando inicio al desarrollo del ser humano. Citando nuevamente al Dr. Moore “El desarrollo humano es un proceso continuo que se inicia cuando un ovocito (óvulo) es fecundado por un espermatozoide.2, desarrollo que no finalizara hasta la defunción del ser humano (El desarrollo mantiene un orden sistemático de una etapa a la otra, desde la primera segmentación al iniciarse el desarrollo embrionario que da como resultado la mórula, al blastocito, al desarrollo del disco embrionario, y así a características reconocibles como la línea primitiva, pliegue natural y tubo neural). Otra cuestión que omiten quienes están a favor del aborto, es que no son cualquier tipo de células, son “pluripotentes”. Es decir, que en ellas está contenida toda la información genética necesaria para el desarrollo del nuevo ser humano (Posee una dotación genética completa desde la cual se desarrolla el embrión, no existirá otra célula con las mismas instrucciones a lo largo de la vida del individuo), tal como lo afirma el Prof. Basso en su libro “Nacer y morir con dignidad: estudios de bioética contemporánea” (1991): “La fusión del óvulo materno y del espermatozoide paterno da origen al huevo o cigoto, célula única, autónoma, distinta del padre y de la madre, pluripotente, de la cual se formarán todos los órganos del nuevo ser en desarrollo3.

La Academia Nacional de Medicina Argentina (ANM), en su Declaración del 23 de septiembre de 1995, también afirma que desde el momento de la concepción el proceso de “organización celular” y el desarrollo de este ser humano comienzan instantáneamente: “La puesta en marcha del proceso de formación de una vida humana se inicia con la penetración del óvulo por un espermatozoide. La nueva célula restante (cigoto), contiene su propio patrimonio cromosómico, donde se encuentra programado biológicamente su futuro; y, este hecho científico, con demostración experimental, es así tanto dentro como fuera del organismo materno4. Otra declaración de la ANM  importante de nombrar es la realizada el día 22 de marzo de 2018 por su gran contenido, no solo científico, sino también bioético: “La ética y el juramento médico defienden al niño por nacer y toda vida. Frente a algunas manifestaciones recientes a favor de legalizar el aborto que se han difundido en los medios, la Academia Nacional de Medicina quiere recordar principios básicos de la ciencia y la práctica médicas que obligan y vinculan a todos los profesionales del país. La salud pública argentina necesita de propuestas que cuiden y protejan a la madre y a su hijo, a la vida de la mujer y a la del niño por nacer. La obligación médica es salvar a los dos, nada bueno puede derivarse para la sociedad cuando se elige a la muerte como solución. Si el aborto clandestino es un problema sanitario corresponde a las autoridades tomar las mejores medidas preventivas y curativas sin vulnerar el derecho humano fundamental a la vida y al de los profesionales médicos a respetar sus convicciones. Por ello, La Academia Nacional de Medicina considera: Que el niño por nacer, científica y biológicamente es un ser humano cuya existencia comienza al momento de su concepción. Desde el punto de vista jurídico es un sujeto de derecho como lo reconoce la Constitución Nacional, los tratados internacionales anexos y los distintos códigos nacionales y provinciales de nuestro país. Que destruir a un embrión humano significa impedir el nacimiento de un ser humano. Que el pensamiento médico a partir de la ética hipocrática ha defendido la vida humana como condición inalienable desde la concepción. Por lo que la Academia Nacional de Medicina hace un llamado a todos los médicos del país a mantener la fidelidad a la que un día se comprometieron bajo juramento5.

 

Tenemos que destacar algo ya aclarado por la ANM y el Prof. Basso, quienes indican que la carga genética del ser humano no nato desde el momento de la concepción es nueva, única y diferente, conformada a partir de la fusión de la carga genética del padre y de la madre. En otras palabras desde el momento de la concepción el embrión es totalmente individualizable con respecto a la madre a nivel genético y celular. No hay posibilidad de confusión biológica entre el cuerpo del nuevo ser y el cuerpo de la madre que lo está gestando, cuyo código genético es otro. Esto también proporciona una explicación a aquellos que dicen que el embrión forma parte del cuerpo de la madre.

En ocasiones se desmerece el argumento de la diferenciación genética a causa del fenómeno biológico de la gemelación. Negándose la existencia de la vida humana desde la concepción por la posibilidad de generarse gemelos naturalmente. Esta postura sostiene que la imposibilidad de división es lo que define la presencia de algo viviente. Los gemelos uniovulares (diferentes a los biovulares, conocidos como mellizos) son resultado de la multiplicación de un huevo fertilizado del cigoto en dos células hijas, ambas con material genético idéntico ya que provienen de la misma célula. Es necesario aclarar que en la fertilización del óvulo ya hay origen a un individuo y luego aparece otro con el mismo plan genético. En términos biológicos, la individualidad no remite a la imposibilidad de división. La individualidad implica una existencia por medio de sus propias estructuras y funciones. Debemos remarcar que el genotipo de dos personas pueden ser idénticos, pero no su fenotipo, esto quiere decir que la expresión del genotipo en el ambiente nunca será igual en los gemelos. No podemos caer en la falsa discusión de querer separar genotipo y fenotipo para quitarle valor a la vida humana desde su concepción, ya que el embrión es un ser humano en un proceso pre natal de desarrollo sistemático que posee múltiples manifestaciones de acuerdo a su propio plan genético y a los estímulos externos, concediéndole una individualidad original.

Intentar rebatir el argumento de la diferenciación genética utilizando el caso de un tumor, donde la carga y estructura cromosómica es distinta (lo cual supuestamente sería un caso similar al crecimiento de un embrión), es erróneo porque en el caso de un tumor canceroso se trata de una división celular sin orden a partir de una o varias células diploides (es decir, con el total de cromosomas). En el caso del embrión se trata de una división celular ordenada fruto de la unión de dos células haploides (esto es, que contienen la mitad de cromosomas). Esto constituye una esencial diferencia.

La individualización del ser humano no nato también las confirma el Prof. P. Angelo Serra, en un libro “Identitá e statuto dell’embrione umano: il contributo della biología” (1998) donde tiene para agregar que: “Lo que somos biológicamente los adultos, no es esencialmente otra cosa que lo que fuimos como óvulos fecundados”. Y también: “Luego de la fusión del espermatozoide y el ovocito (…) se forma una nueva célula: el cigoto o embrión unicelular. Ésta comienza a operar como un sistema único, es decir, como una unidad, un ser viviente ontológicamente unitario, esencialmente similar –si bien con algunas peculiaridades- a toda otra célula en fase mitótica”. /“La biología manifiesta de modo contundente a través del ADN, con la secuenciación del genoma humano, que desde el momento de la concepción existe una nueva vida humana que ha de ser tutelada jurídicamente. El derecho a la vida es el derecho humano fundamental6.

Jérôme Lejeune, médico genetista francés y padre de la genética moderna, descubrió que el síndrome de Down se debe a la presencia de un cromosoma de más. Jérôme, para desmentir que el Embrión era sólo es un puñado de células, y no un ser humano, Dijo: “Así que incluso en un embrión de una semana, con esas nuevas técnicas, podemos decir ya, ’él es un hombre’ o ‘ella es una mujer’, y por tanto sabemos que el embrión ya es, de hecho, una persona humana. (…) Recuerden que el pequeño embrión humano posee ya las propiedades que nos permiten reconocer que ella es una mujer, por ejemplo. Rebasa a mi imaginación como genetista que los legisladores, sabiendo que este embrión de una semana es una niña, ¡no se dieran cuenta, al mismo tiempo que es una persona humana!7.

Al ser humano no nato se le puede catalogar como un interdependiente, porque depende de los “suministros” para la supervivencia pero a su vez es independiente Genéticamente, celularmente, estructuralmente, inmunológicamente y hematológicamente. También recordemos que tiene respuesta a los estímulos externos, un proceso de metabolización individual, y es capaz de conservar y establecer su propia temperatura.

Nicolás Jouve de la Barreda, presidente de la Sociedad Española de Genética y colaborador de la Cátedra de Bioética UNESCO explica que: “(…) de acuerdo con los datos actuales de la ciencia, la realidad es que desde la concepción existe una vida humana y que el embrión –hasta la octava semana– y el feto –a partir de la novena semana– es un ser humano singular, distinto e independiente de la madre, que necesita del claustro materno para su desarrollo. Señalar, como se propende a proclamar, que el aborto es un ejercicio de libertad porque la mujer es dueña de su propio cuerpo, es una falsedad, porque el aborto afecta a una vida distinta a la de la mujer embazada, que es además la de su propio hijo8. Podemos agregar a lo que dice Nicolás Jouve de la Barreda, que el aborto sí afecta también a la madre, a través del síndrome postaborto.

El síndrome postaborto se caracteriza, como cualquier otro síndrome o trastorno por estrés postraumático, por una serie de manifestaciones que aparecen tras haber sufrido el trauma del aborto (este síndrome se puede presentar tanto en mujeres que se hayan practicado abortos clandestinos como legales) y que generalmente se agrupan en tres síntomas básicos: reexperimentación del acontecimiento, evitación de estímulos asociados y activación persistente: la reexperimentación se presenta en forma de “recuerdos, imágenes, pensamientos o percepciones del aborto, recurrentes e intrusivos, que les provocan malestar; como sueños de carácter recurrente; con actuación o sensación de que el aborto está ocurriendo, como si revivieran la experiencia, con ilusiones, alucinaciones y flashbacks de la misma; y como malestar y síntomas fisiológicos de ansiedad ante objetos o situaciones que recuerdan el aborto o ante estímulos internos o externos que simbolizan o recuerdan algún aspecto del mismo.” El segundo síntoma ocurre cuando “Evitan los estímulos que asocian con el aborto. Esfuerzos para evitar pensamientos, sentimientos o conversaciones, o para evitar actividades, lugares o personas que motivan recuerdos; falta de interés por actividades que antes les apetecían; alejamiento emocional; incapacidad para sentir amor y cariño; y una sensación de futuro sombrío con pesimismo y desesperanza sobre las normales expectativas de la vida.” Y por último “Los pacientes presentan un aumento generalizado de la activación psicobiológica que se manifiesta como: dificultad para conciliar o mantener el sueño; estado de tensión con fácil irritabilidad o ataques de ira; dificultad para concentrarse; estado de hipervigilancia y respuestas exageradas de sobresalto e inquietud motora9.

La Dra. Viviana Duarte de Massot, médico psiquiatra, exponiendo hacia los diputados, haciendo referencia al aborto, tiene para agregar: “(…) Bajo ninguna circunstancia genera mejor salud mental en la mujer que aborta, podrá generar mayor o menor daño (con esto, hace referencia a que el daño que produce el aborto no se presenta de la misma manera en todas las mujeres, sino que afecta a unas más que a otras), pero nunca la beneficia”. / “(…) citando al Dr. Wilke: ’Es más fácil sacar al niño del útero, que del pensamiento de la madre´”. Por último la Dra. Duarte citando estudios publicados en 2011 sobre sintomatología post aborto agrega: “(…) Hay un 80% mayor de riesgo a padecer trastornos mentales (…) 155% mayor de riesgo de llevar adelante conducta suicidad, esto no quiere decir solo matarse, las conductas suicidas son (también) las conductas de riesgo (…) 110% mayor riesgo de abuso de alcohol y 220% mayor riesgo al consumo de marihuana y otras drogas (…)”10.

Otro punto que se suele nombrar es querer evitar las muertes por abortos a través de la despenalización del mismo. Como dijo la Dra. Chinda Brandolino una médica legista y forense y médico clínica Argentina haciendo referencia al aborto: “No puede haber en ningún caso aborto seguro”. La explicación que la Dra. Brandolino da es contundente ya que sea cual sea el método de aborto utilizado, está presente en porcentajes muy altos el riesgo a morir (obviamente hablamos del riesgo de la mujer, puesto que lo único seguro en el aborto es que el ser humano no nato va a morir). Los abortos pueden diferenciarse en dos: los quirúrgicos (que puede ser con bisturí, por succión, o inyección salina) o por medio del consumo de un fármaco (Misoprostol).

En las tres variantes de los abortos quirúrgicos el riesgo de la mujer es muy alto, ya que con el procedimiento puede dañarse la arteria uterina (Vaso sanguíneo por el cual se conduce un gran caudal de sangre), y como declaro la Dra. Brandolino: “Hasta que se pueda suministrar anestesia, e intervenir para poder parar la hemorragia, posiblemente la paciente ya se haya desangrado”. Antes de explicar el aborto mediante el consumo del fármaco, debemos explicar que es el Misoprostol: es una droga que se creó para tratar la ulcera gástrica, producto del daño al revestimiento del tracto digestivo por parte del ácido gástrico. Como efecto colateral en las mujeres ocurría la contracción uterina. Esto puede utilizarse para la expulsión del ser humano no nato. Se puede suministrar de manera oral o Intravaginal. Las reacciones mortíferas que puede generar el consumo de este medicamento son hemorragias cataclismica por las contracciones violentas en el útero o el desarrollo una bacteria. Esto último hace referencia a que el 18% de las mujeres presenta en su vagina un género de bacteria anaerobia (es decir que su desarrollo ocurre sin oxígeno) llamada bacilo clostridium, el cual habita de manera encapsulada en esta zona. En este estado no tiene toxicidad pero el Misoprostol acota el calibre de las arterias que nutren la zona de oxígeno, esto impide la entrada de sangre, por lo tanto provocando la ausencia de oxígeno, el bacilo se desarrolla y libera una exotoxina que en 36 horas puede matar a la paciente11. Con esto, queremos dejar muy en claro que la despenalización del aborto no reduciría la cantidad de muertes por los mismos (pensemos que también hay otros factores de riesgo que no especificamos, como la infección u otro daño que pueda el aborto ocasionar en el útero). Como muy bien lo dice Elard Kock director de investigación del MELISA Institute: “Los cambios legislativos no tienen ningún efecto en la tasa de mortalidad materna desde el punto de vista de la evidencia científica12.

Llegaremos al ridículo de tener que explicar que el ser humano no nato, NO es un parasito, como más de uno ha expresado, ya que un parasito es: “un organismo animal o vegetalQue vive a costa de otro organismo de una especie distintaalimentándose de él y depauperándolo sin llegar a matarlo.13 Anteriormente hemos demostrado, que desde la etapa en donde el ser humano es un embrión, es parte de nuestra especie.

Filosóficamente, como muy bien lo explica el Prof. y Lic. en filosofía Gabriel Zanotti, debemos distinguir entre una sustancia individual y las potencialidades propias que emergen de esa sustancia. Esto quiere decir que: el ser humano es tal a pesar de que no haya desplegado sus potencialidades de manera visible. No existe cambio revolucionario en su esencia durante el proceso prenatal. Las diferentes etapas del desarrollo no afectan la esencia de la persona que lo está haciendo. Esto es exactamente lo que fundamenta todo nuestro respeto a la dignidad humana y la igualdad esencial de los hombres, que debe ser respetada ante la ley. Es esencialmente ser humano, en todas las fases de su desarrollo. Su derecho a la vida, surge de su misma condición de persona, no de la condición de en qué momento del proceso se encuentra. No podemos decir que no es humano aquello que se está desarrollando para actuar como tal. Si no lo fuera, no podría, en el futuro, desempeñarse como uno. Todo se desarrolla y se despliega según lo que es, nada se formar a partir de la nada, sino a partir de una realidad. No debemos confundir la esencia de la exposición visible de las potencialidades de un ser humano. Que se encuentre dentro de otro cuerpo o que su tamaño sea minúsculo, no afecta su esencia como persona, que debe ser respetada desde el primer momento de la concepción.

Una vez ya aclarado los argumentos a favor de la existencia de la vida humana desde la concepción, podemos declarar que: desde el momento de la fecundación, existe un ser humano individualizable, merecedor del derecho a la vida, y que no es derecho de la madre, de la mujer, ni de nadie, poder quitarle la misma.

Otro foco de debate del cual es necesario hablar es la situación sanitaria argentina. Para poder desmentir el falaz argumento de que las muertes por abortos inducidos son un problema de salud, el Ministerio de Salud de la Nación publicó las cifras del 2016 que las muertes maternas14 vinculadas a un aborto se redujeron en un 20% y representan el 0,025% del total de defunciones femeninas. Durante el 2016 se produjeron 171.408 defunciones femeninas. Las primeras causas de muerte en la mujer son: Enfermedades del sistema circulatorio (51.283), Enfermedades del sistema respiratorio (33.775), Tumores (31.517), Enfermedades infecciosas (6.924) y Enfermedades del sistema urinario (6.959). Hubo 43 muertes maternas vinculadas a un “embarazo terminado en aborto”. En el año anterior ese mismo indicador era 55 lo que entraña una reducción del 20%. Como hemos expresado anteriormente, el Ministerio de Salud difunde las muertes maternas por “embarazo terminado en aborto” y esa cifra engloba, aparte de los abortos provocados, a otros causantes, entre ellos: el embarazo molar, embarazos ectópicos y abortos espontáneos. El ministerio de salud, a partir de la petición de Mónica del Río, específico que murieron por aborto inducido 31.  En 2016 murieron por deficiencias nutricionales 525 mujeres. De las 585 mujeres que se suicidaron, trescientas tenían menos de 35 años. Por agresiones murieron 1.816 hombres y 312 mujeres 15. Total de muertes maternas en este mismo año fueron 245 según la Dirección de Estadísticas e Información en Salud (DEIS) 16: Causas obstétricas directas 135, causas obstétricas indirectas 67  y “embarazos terminados en aborto” 43 (de las 43 muertes, 31 por aborto inducido, como aclara el ministerio de salud). En este punto es importante recordar que no existe tal cosa como el aborto seguro, que la muerte de aquellas personas que se lo realizan no disminuirá por razón de hacerlo de manera legal.

Es llamativo que estas cifras, que están a mano de todos y tiene sustento técnico, no sean citadas jamás, ni en los grupos pro-aborto, mientras que sí lo es la cifra especulativa de 500.000 abortos por año; un número sin sustento real. Aunque no podemos desmentir esta última cifra especulativa, podemos decir que según el experto Elard Koch, doctor en ciencias biomédicas de la Universidad de Chile y director de investigación de la MELISA Institute, la cantidad aproximadas de abortos en Argentina anualmente es cercana a 46.000 abortos17. Aunque esta última cifra también es especulativa, queríamos compartirla para poder dejar en claro, que no está precisada la cantidad de abortos, por la naturaleza de la misma.

Es el artículo 19 del código civil, el que asegura el derecho a la vida desde la concepción; “La existencia de la persona humana comienza con la concepción.”18. El derecho a la vida también está declarado en el tratado internacional de “La convención de los derechos del niño” en el art. 6 inciso 1: “Los Estados Partes reconocen que todo niño tiene el derecho intrínseco a la vida19. El Art. 1 de este tratado garantiza a todos los niños, los derechos presentes en el mismo. Además, define como niño a: “todo ser humano desde su nacimiento hasta los 18 años de edad, salvo que haya alcanzado antes la mayoría de edad”. Pero Argentina a través de la Ley Nº 23.849, cuando aprueba el tratado cambia la interpretación de niño, y entiende por niño a: “Todo ser humano desde el momento de su concepción y hasta los 18 años de edad”. El Tratado  tiene rango constitucional, en el Artículo 75 inciso 2221. Esto quiere decir que el intento de despenalizar el aborto a través de una ley, es no solo ilegitimo sino que también contradictoriamente ilegal. Como diría el abogado y activista político Nicolás Márquez: “Una ley jamás podrá suplantar ni reformar lo que es un tratado internacional con rango constitucional20. El artículo 75 inciso 23 de nuestra constitución nacional, le atribuye al congreso de nuestra nación: “Legislar y promover medidas de acción positivas que garanticen la igualdad real de oportunidades y de trato, y el pleno goce y ejercicio de los derechos reconocidos por esta Constitución y por los tratados internacionales vigentes sobre derechos de los niños, las mujeres, los ancianos y las personas con discapacidad. Dictar un régimen de seguridad social especial e integral en protección del niño en situación de desamparo, desde el embarazo hasta la finalización del periodo de enseñanza elemental, y la madre durante el embarazo y el tiempo de lactancia21. Por lo tanto, la despenalización del aborto violaría también el inciso 23, ya que no se promovería medidas de acción positiva en cumplimiento del tratado “La convención de los derechos del niño”, sino por lo contrario el incumplimiento del mismo y la destrucción del derecho a la vida del ser humano por nacer. Por ello el Colegio de abogado de capital declararon que el proyecto de ley a favor de la despenalización del aborto no superaría el test constitucional.22

Con lo expuesto anteriormente, podemos concluir que las ciencias naturales y la evidencia empírica no sustentan el posicionamiento pro-aborto. El supuesto fin de ayudar a las mujeres que mueren a causa del aborto realizado de manera clandestina, no solo no se puede lograr por medio de la despenalización del mismo, sino que no justifica el medio que se quiere emplear. La vida es el derecho fundamental que parte de la esencia y la dignidad del ser humano. Nada se puede esperar de una sociedad que plantea la muerte del mismo como una solución.

Biografía:

Embriología clínica: el desarrollo del ser humano (7. ª Edición, p. 3, 2006) Keith L. Moore, T. V. N. Persaud.

Embriología clínica (9. ª Edición, p. 22, 2013) Keith L. Moore, T. V. N. Persaud, Mark G. Torchia.

Nacer y morir con dignidad: estudios de bioética contemporánea (1991) Domingo Basso.

Declaración de la academia nacional de medicina argentina 23 de septiembre de 1995.

Declaración de la academia nacional de medicina argentina 22 de marzo de 2018.

Identitá e statuto dell’embrione umano: il contributo della biología (1998) Angelo Serra.

Testimony before the Louisiana legislature, Jérôme Lejeune, 7 de Junio de 1990.

Testimonio de Nicolás Jouve de la Barreda en su Asociación de Investigadores y profesionales por la vida.

El Síndrome Post-aborto. Congreso Mundial de las Familias (Mayo 2012) Médico psiquiatra Carmen Gómez Lavín, Médico psiquiatra Ricardo Zapata García.

10 Dra. Viviana Massot, sobre el trauma post-aborto en diputados, 3 de mayo de 2018.

11 Dra. Chinda Brandolino en sus reiteradas exposiciones sobre la inseguridad del aborto.

12 Exposición de Elard Kock durante el debate del proyecto de despenalización del aborto en Chile.

13 Definición de la Real Academia Española (RAE)

14 Mortalidad materna, Organización Mundial de la Salud: “La muerte de una mujer mientras está embarazada o dentro de los 42 días siguientes a la terminación del embarazo” y “debido a cualquier causa relacionada con el embarazo o agravada por el embarazo mismo su atención”.

15 Ministerio de Salud (2016)

16Dirección de Estadísticas e Información en Salud (DEIS)

17 Entrevista al Dr. Elard Koch

18 Código civil, artículo 19 

19 Convención internacional de los derechos del Niño

20 Entrevista a Nicolás Márquez – Ley de Aborto 

21 Constitución Nacional Argentina. Artículo 75 inciso 22 y 23.

22 https://www.infobae.com/politica/2018/06/07/para-el-colegio-de-abogados-de-la-ciudad-el-proyecto-de-ley-a-favor-del-aborto-no-supera-el-test-constitucional/

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*